HISTORIA DE LA IGLESIA
 
Nuestra Iglesia nació en el corazón de Dios mucho antes de que nos pudiéramos dar cuenta o entender sus planes. Los Pastores Pablo y Graciela, vinieron de Uruguay, país de origen, donde habiendo crecido en hogares cristianos, sirvieron al Señor desde muy jóvenes. Al llegar a  Miami buscando nuevos horizontes, después de servir por años en diferentes ministerios dentro de la Iglesia, siempre en una búsqueda mayor del Espíritu, el Señor les hizo un llamado específico al pastorado. Después de orar y buscar dirección y confirmación por más de tres años al fin le dijeron SI al Señor y en el mes de Mayo de 1987 comenzó en la sala de su casa, con sus tres hijos y otro matrimonio, lo que es hoy La Comunidad Cristiana La Roca Firme.
 
El amor por la obra, el deseo de trabajar para el Señor y la visión clara por la revelación del Espíritu Santo fueron guiándoles hacia adelante en la ardua tarea. Cada año vivido con nuevos desafíos y
alcanzando metas para el engrandecimiento del Reino de Dios les ha llevado a una constante y más profunda comunión con el Espíritu y a unirse con diferente Pastores de la ciudad con el mismo sentir. En el correr de todos estos años hemos participado en diferentes Talleres y Seminarios de Entrenamiento y Estudio de la Palabra, además de Programas de Radio y Televisión, localmente y vía satélite para cincuenta y tres países.
 
Como Iglesia estamos en un contínuo crecimiento, no solamente numérico sino, lo que es más importante, espiritual y en el conocimiento de la Palabra.
Con un trabajo contínuo nuestra Iglesia ha diversificado la tarea en diferentes ministerios tales como: Escuela Dominical, Iglesia de Niños, Girls Only, Royal Rangers, Grupos de Jóvenes, Intercesión y Oración, Reuniones Especiales para Mujeres y Varones, Matrimonios, Casas de Fe, Consejería Pastoral, (Adicciones, Matrimonios, Viudas, Madres Solteras, etc.), Discipulado, Misiones Foráneas (en diferentes países y hoy seguimos con una Iglesia en Mezapa y otra en el Yoro, Honduras; también en Huarmey Perú, ayudamos a misioneros en Tailandia y España).
     
Dios ha hecho grandes cosas entre nosotros, desde sanidades instantáneas como pies planos, piernas mas cortas puestas al mismo nivel, cáncer terminal, vista, y otros, hogares totalmente destruidos siendo restaurados, vidas sumergidas en vicios y pecados viniendo a los pies de Cristo, y sobre todo, un gran avivamiento ha cubierto nuestras vidas en los últimos tiempos trayendo cambios importantes para la Iglesia.
Seguimos adelante en el Nombre de Aquel que nos llamó de las tinieblas a su luz admirable.



Pablo y Graciela Lago
Pastores