APROVECHANDO BIEN EL TIEMPO

“Mirad, pues, con diligencia como andéis, no como necios sino como sabios, aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos. Por tanto, no seáis insensatos, sino entendidos de cuál sea la voluntad del Señor.” Ef. 5:15-17.

 

La palabra del Señor nos está exhortando a ser diligentes en todo lo que hacemos, y andar como sabios en este mundo. Hay que aprovechar el tiempo que todavía nos queda para hacer la voluntad de Dios y ser siervos útiles. Que los días son malos ya todos lo sabemos, basta solamente escuchar las noticias en radio, televisión, leer los periódicos o buscar en las redes sociales para enterarnos de las catástrofes, guerras, abusos, actos abominables, terrorismo, en fin toda especie de crímenes, que solo por la gracia de Dios se pueden superar. Conocer la voluntad de Dios nos hace sabios y entendidos y nos da la fortaleza y la autoridad para poder permanecer sin desmayar. Muchos se afanan por ganar muchos bienes, mucha fama y el reconocimiento de los hombres, pero eso de poco sirve, es momentáneo y pasajero.

“Porque ¿qué aprovechará al hombre, si ganare todo el mundo, y perdiere su alma? ¿O qué recompensa dará el hombre por su alma? Mt. 16:26 – El hombre no puede pagar para que su alma se salve, porque ese precio ya fue pagado por Cristo en la cruz, a precio de sangre, así que los insesatos que piensan que por ser ricos o famosos podrán entrar en las moradas celestiales, tristemente se perderán. ¿Pues ¿qué aprovecha al hombre, si gana todo el mundo, y se destruye o se pierde a sí mismo? Lc. 9:25

Jesús nos dejó su ejemplo, aprovechó muy bien los años que vivió en la tierra, siendo aún un niño, a los doce años, se sentó en el templo junto a los doctores de la ley, compartiendo con ellos y maravillán-doles con su sabiduría (Lc. 2:46-47). Con un ministerio de poco más de tres años, marcó miles de vidas, salvando, sanando, enseñando y edificando un pueblo que siguiera sus pisadas. El supo aprovechar al máximo el tiempo que el Padre le concedió. Y nosotros ¿estamos dispuestos a hacer lo mismo? ¿Aprovechamos bien todas las oportunidades que se nos presentan para servir al Señor?

 [g1]Ucho

LRF MediaComment