VICTORIA SOBRE EL SUFRIMIENTO

“Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores  por medio de aquel que nos amó. Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.” Romanos 8:37-39. La fidelidad de Dios no es garan-tía absoluta de que seremos librados del dolor y el sufrimiento. El mismo Jesús dijo que en el mundo ibamos a tener aflicciones, pruebas, sufrimiento, pero también nos aseguró que si confiabamos en él podríamos vencer, porque él ya venció por nosotros! Así que, estemos claros en esto, si nosotros no alcanzamos esa victoria no podemos echarle la culpa a Dios, mas bien tenemos que analizarnos a nosotros mismos y evaluar en que hemos fallado, si hemos sido negligentes en nuestra relación personal con él, y prestar atención en que nivel está nuestra fe. ¿Por qué sufren los creyentes? Hay diversas razones, entre ellas: puede ser como consecuencia de la caída original de Adán y Eva, esto trajo dolor, tristeza, conflictos y muerte a la humanidad entera. (Gn. 3:1-19). También como consecuencia de sus propias acciones, la desobediencia. O puede ser por causa del enemigo de nuestras vidas, “el dios de este siglo” que controla al mundo secular.

(1 P.5:8-9)  ¿Qué podemos hacer para alcanzar la victoria sobre todo sufrimiento? Primeramente hay que identificar las causas del mismo; porque razón estamos sufriendo, el tipo de sufrimiento que puede ser físico, emocional o espiritual. En segundo lugar tenemos que creer que Dios se interesa profundamente por sus hijos nos respalda, alienta y está con nosotros en medio de cualquier circunstancia. Tenemos que orar, buscar su rostro, y esperar en él hasta que complete la obra. Leer la palabra que es bálsamo y trae consuelo al alma afligida y buscar siempre la dirección del Espíritu Santo. El que tiene una enfermedad física debe siempre confiar en el poder sanador de Cristo, orar y pedir la oración de intercesores fieles, buscando la presencia del Señor en su vida que le dará la fe que necesita para triunfar, sabiendo que las demoras de Dios para responder siempre tienen un propósito mayor que resultará en mas gloria para él y en beneficio para el creyente. Por supuesto la Biblia aprueba la asistencia médica también.  

LRF MediaComment