EN SU NOMBRE HAREMOS PROEZAS

“En Dios haremos proezas, y el hollará a nuestros enemigos.” Salmos 108:13

¿Cuántas veces clamamos al Señor en medio de una prueba, necesidad, situación contraria o temor? Creo que todos lo hacemos, aún aquellos que dicen no creer en Dios. David cuando se enfrentó al gigante iba seguro de que Dios lo respaldaba y así lo hizo en cada batalla que enfrentó. Esa misma seguridad tenemos que mostrar todos los que hemos declarado a Cristo como nuestro Rey y Señor! Aún cuando David sabía que no lo había hecho bien, reconocía su error y clamaba a su Dios. En Salmos 60:10-11 decía: “¿No serás tú, oh Dios, que nos habías desechado, y no salías, oh Dios, con nuestros ejércitos? Danos socorro contra el enemigo, porque vana es la ayuda de los hombres.” David confiesa que sufrieron una derrota en la batalla contra sus enemigos porque no habían agradado a Dios y no habían hecho su voluntad. La solución era fácil, humillarse, buscar su rostro, reconocer su pecado y clamar por su clemencia. Así también hoy tenemos que hacer lo mismo, renovarnos en él, reconocer cuando como individuos o como pueblo del Señor, le hemos ofendido con nuestra incredulidad y  desga-no, y adaptados a la sociedad que nos rodea, dejamos a un lado los principios bíblicos de valores justos y verdaderos ofendiendo al Espíritu Santo. Suena muy bonito decir que en su nombre haremos proezas, hazañas, cosas grandes, pero para eso tenemos que estar seguros que lo que hacemos va respaldado por su palabra y de acuerdo a su voluntad. Nosotros trabajamos en el reino, el Señor se ocupa de mantener al enemigo bien pisado!!

LRF MediaComment