“CUANDO LAS COSAS NO SON COMO YO QUIERO”

Jonás 4:1-4“Pero Jonás se apesadumbró en extremo, y se enojó. Y oró a Jehová, ¿no es esto lo que yo decía estando aún en mi tie-rra? Por eso me apresuré a huir a Tarsis; porque sabía yo que tú eres Dios clemente y piadoso, tardo en enojarte, y de grande mise-ricordia, y que arrepientes del mal. Ahora pues, oh Jehová, te ruego que me quites la vida; porque mejor me es la muerte que la vida. Y Jehová le dijo: ¿Haces tú bien en enojarte tanto? Cuando las cosas no son como yo quiero, o no salen como yo lo planeé; ¿cuál es mi actitud? ¿cómo reacciono? - Reacción de Jonás: DESOBEDECE Y HUYE - Dios le dijo ve a Nínive, en Asiria, y él se embar-có para el lado opuesto, Tarsis, en España, la dirección mas lejana de la voluntad de Dios. Cuantas veces nosotros hacemos lo mismo, somos deso-bedientes a su voluntad, nos levantamos contra ella. Jonás vino a reaccionar dentro del pez.  ORO Y CLAMO – Le pidió ayuda a Dios. “Invoqué en mi angustia a Jehová, y él me oyó” Aún cuando erramos, si clamamos, Dios nos oye y acude a ayudarnos, porque nos ama. JONAS ALABA Y RECONO-CE LA SALVACION DE DIOS“Mas yo con voz de alabanza te ofreceré sacrificios; pagaré lo que prometí. La salvación es de Jehová”. Cuando oramos, tenemos la seguridad y certeza que nuestras oraciones van a la mis-mísima presencia del Señor en el cielo. RESPUESTA INMEDIATA - Era cuestión de vida o muerte. Tres días dentro del pez! Todo lo que aconteció fue  milagroso. ¿Cómo puede alguien estar tres días dentro de un pez? JONAS CUMPLE y lleva el mensaje de juicio a Nínive: “De aquí a cuarenta días Nínive será destruída” Todos los hombres y el rey creyeron, proclama-ron ayuno, vistieron cilicio, y se volvieron de sus maldades. Se arrepintieron, le creyeron a Dios siendo paganos! DIOS VIO SUS HECHOS Y SE ARREPIN-TIO – Los perdonó, eso justamente era lo que temía Jonás. Que después de proclamar lo que iba a pasar, no pasara! JONAS SE ENOJO – Se sintió desep-cionado, perturbado, avergonzado, porque lo que anunció no pasó y  deseó la muerte. Cuando las cosas no son como esperamos o queremos, nos ponemos en una posición inmadura, infantil, caprichosa, pero la soberanía es de Dios, él hace lo que es mejor, y tarde o temprano hay que aceptarlo. ¿TANTO TE ENOJAS? – Dios quería que Jonás se diera cuenta de lo egoísta que estaba siendo. Creo que Jonás era muy extremista. “Mejor sería para mí la muerte que la vida” Vaya deseo… pero muchas veces, nosotros, como Jonás, nos ponemos en esa posición, nos enojamos por decisiones que se toman, si no estamos de acuerdo con algo nos retiramos o no hablamos correctamente. Jonás no había hecho nada para que aquella calabacera que le causó bien-estar, creciera, simplemente se adaptó al bien que le producía; y cuando ya no la tuvo se volvió a enojar. Solo pensó en sí mismo, allá Dios con los nini-vitas! - DIOS MANIFESTO SU AMOR PARA NINIVE – No quería que aquella ciudad tan grande pereciera sin tener la oportunidad de arrepentirse. Por eso cuando las cosas no son como yo quiero debo preguntarme cual es el propó-sito de Dios en todo esto. El amor de Dios va más allá de lo que nosotros po-damos sentir o entender, y él siempre quiere lo mejor para sus hijos, por eso a veces hará cosas que no podemos entender en el momento presente pero que tendremos la oportunidad de entenderlo si sabemos confiar y esperar en él.



 

LRF MediaComment