¿COMUNION ENTRE LA LUZ Y LAS TINIEBLAS?

“Y no participéis en las obras infructuosas de las tinieblas, sino más bien reprendedlas; porque vergonzoso es aun hablar de lo que ellos hacen en secreto. Mas todas las cosas, cuando son puestas en evidencia por la luz, son hechas manifiestas; porque la luz es lo que manifiesta todo.” Efesios 5:11-13

Todo cristiano, fiel a su Señor, no puede ser indiferente o callarse ante la inmoralidad, lo que está mal o va en contra de la palabra de Dios; las obras infructuosas de las tinieblas. Se acerca Halloween y es necesario poner en claro lo que esto significa una vez más, ya que a algunos se les olvida de un año para otro. Se habla de celebración, bien, ¿qué es celebrar? Según el diccionario es: Exaltar, alabar, conmemorar, festejar, realizar, aclamar. Hacer solemne una cere-monia. Alegrarse, congratularse. Creo firmemente que esto es algo que le pertence solo a Dios, digno de toda honra y honor! Ahora me pregunto, ¿podemos los creyentes asociarnos y compartir estos festejos? Puede el templo de Dios contaminarse con eso? ¿Cuál es la verdad de Halloween, de dónde salió? Comenzó mucho antes de Cristo entre los pueblos celtas, que ocupaban la actual Francia, Irlanda y Gran Bretaña. Estos, a finales de Octubre, comienzo de la temporada de frío y oscuridad, hacían fiesta a Sambaín, señor de la muerte. Sus sacerdotes, los druidas, hombres malvados, salían por las casas y los campos pidiendo contribuciones para ofrecer a su dios, al que se negaba les quemaban las cosechas, mataban sus ganados y maldecían la familia. Las ofrendas podían ser todo tipo de alimentos, cereales, frutas, vegetales, animales, y hasta una doncella para sacrificio. Sin lugar a dudas es una festividad diabólica, maligna, de terror, que exalta a los demonios. El que participa se une a las obras de las tinieblas, no a una diversion pasajera ni de niños, como muchos quieren creer, permi-tiendo a sus hijos participar, obrando descuidadamente y por descono-cimiento. La iglesia debe tener la información completa y la enseñanza según la palabra de Dios para rebatir toda mentira del diablo. No deje-mos que cosas como estas contaminen nuestras almas y la de nuestros hijos. La luz y las tinieblas no pueden caminar juntas.

LRF MediaComment