UN PADRE QUE DEJA HUELLAS DIGNAS DE IMITAR (06.18.17)

P-aciente debe ser, siempre dispuesto a perdonar,

    a ir más allá, a comprender a sus hijos con amor

    y a dar el buen consejo sin temor, pues el Señor

    en todo tiempo y situación, está en control.

A-bierto a escuchar, a conversar y a responder,

     siempre usando la sabiduría que da Dios, 

     dando respaldo, apoyo, seguridad y valor,

     al hijo que está débil o al que muy seguro es.

D-ecidido, de palabra, testimonio y buen ejemplo

    en el trabajo, en el hogar, con los de afuera    

    y los de adentro, para que todos le respeten

    aprecien su criterio y su palabra dada a tiempo.

R-ecto, siendo un refugio en medio de tormentas,

     brazos fuertes que abrazan y sostienen,

     manos que no se detienen para una caricia dar,

     pies firmes que marcan huellas al caminar.

E-ntregado por entero a su Padre celestial, que lo

    guía en el trayecto hacia la felicidad. Un hombre

    de Dios, un varón de calidad, un siervo justo,

que sostiene a su familia en paz e integridad

POR LA PASTORA GRACIELA LAGO