CELEBRANDO JUNTOS AL SEÑOR (05.28.17)

“Generación a generación celebrará tus obras, y anunciará tus poderosos hechos. En la hermosura de la gloria de tu magnificencia, y en tus hechos maravillosos meditaré. Del poder de tus hechos estupendos hablarán los hombres, y yo publicaré tu grandeza. Proclamarán la memoria de tu inmensa bondad, y cantarán tu   justicia.” Salmo 145:4-7

Amada iglesia, celebramos los primeros Treinta Años y juntos damos
gloria, honra y alabanza a nuestro Dios y Padre, a Jesucristo nuestro
Señor y al Espíritu Santo nuestro ayudador. Les saludamos en esta hermosa ocasión, les damos gracias por compartir con nosotros este momento tan importante y significativo al celebrar nuestro Vigésimo Tercer Aniversario! Estamos muy agradecidos al Señor por su cuidado, provisión y bendiciones derramadas sobre este ministerio durante todo el camino recorrido, pero también damos gracias por lo que todavía hará, porque sabemos que él tiene cosas mayores para dar a su pueblo. A cada uno de los que forman parte de la gran familia de La Roca Firme, los bendecimos y les damos gracias de lo profundo de nuestro corazón por su apoyo, fidelidad, paciencia y amor; por tantas veces levantarnos los brazos, secar nuestras lágrimas y compartir nuestras alegrías; por permanecer a nuestro lado cuando otros no lo hicieron, por respaldarnos y orar por nosotros, y por demostrarnos una y otra vez su amor, vemos sin lugar a dudas que Cristo reina en sus vidas. Agradecemos también a todos los que nos visitan hoy acompañándonos en tan importante evento. A través de los años hemos visto cumplirse cada una de las promesas dadas a nuestras vidas, en los momentos difíciles, de prueba, tristeza y dolor allí ha estado nuestro Señor dándonos una palabra de aliento y seguridad. “No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.” Is. 41:10. Podríamos contar tantas experiencias vividas, tantos recuerdos guardados en la mente y corazón, pero por sobre todo traemos a la memoria el gozo de saber que en todo momento Dios nos ha respaldado, aconsejado y guiado, y aunque hayamos cometido errores nos ha corregido con amor; él ha sido fiel y nos ha traído hasta aquí para reconocerlo y celebrar juntos!

POR LA PASTORA GRACIELA LAGO