CUANDO TE ENFRENTES AL JORDAN NECESITARAS SU PRESENCIA (05.14.17)

Sin la presencia del Señor nuestra vida estaría vacía, seca, sin sabor, sin motivo y estancada. Solo Dios puede hacer el cambio, dándonos su frescura, saciándonos, llenándonos, saturándonos de su Espíritu. Solo cuando su presencia nos rodea, nos levanta, nos fortalece, podemos enfrentar las dificultades y problemas que llegan a nuestra vida. Cada uno tendrá que cruzar su Jordán, hablando metafóricamente, con la ayuda del Señor. En Josué 3:1-5, vemos a Israel enfrentándose con esa prueba. Tenían que estar tranquilos, esperando las ordenes de Dios transmitidas a través de los oficiales. “Y después de tres días, los oficiales recorrieron el campamento, y mandarín al pueblo, diciendo: Cuando veáis el arca del pacto de Jehová vuestro Dios, y los levitas sacerdotes que la llevan, vosotros saldréis de vuestro lugar y marcharéis.” Cuando vieran el arca del pacto, que transportaba la presencia de Dios llevada por los sacerdotes, cada uno tendría que salir de su lugar y marchar detrás de ella. Tendrían que avanzar, ya era el tiempo para salir de su comodidad y marchar. Hoy es nuestro tiempo de salir de la zona en que nos hemos mantenido esperando, cómodos, donde nadie nos moleste, es el tiempo de avanzar en nuestro crecimiento espiritual, de dar testimonio, de hablar de Cristo, de predicar, enseñar, discipular a los más nuevos. Con lo poco o mucho que sepamos de la palabra hay que animarse y salir, el Espíritu nos guiará en lo que tenemos que hacer y decir, él nos enseñará el camino a seguir. “a fin de que sepáis el camino por donde habéis de ir; por cuanto vosotros no habéis pasado antes de ahora por ese camino.” Lo que no sepamos él nos lo enseñará, nos instruirá y lo que no sabemos nos lo revelará. Jesús dijo: “Yo soy el camino, la verdad y la vida…” Juan 14:6. El nos llevará por el camino correcto, nos guiará por el camino de la conquista y la victoria, pero nos toca a nosotros estar dispuestos y atentos. Israel no se podría acercar al arca, tenían que mantener una distancia, “Pero entre vosotros y ella haya distancia como de dos mil codos; no os acercaréis a ella.” Que maravilloso que hoy nosotros nos podemos entrar libremente a la presencia de Dios, por el sacrificio de Jesús en la cruz. “Y Josué dijo al pueblo: Santificaos, porque Jehová hará mañana maravillas entre vosotros. Ya hemos sido santificados por la sangre de Cristo y ya disfrutamos de sus maravillas. Cuando su presencia vive en nosotros manifestaciones extraordinarias y sobrenaturales se verán en medio de su pueblo.

POR LA PASTORA GRACIELA LAGO