NO TE PREOCUPES, OCUPATE, Y ALEGRA TU CORAZON! (01.29.16)

Is. 53:3-5 - “Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebranto; y como que escondimos de él el rostro, fue menospreciado, y no lo estimamos. Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido. Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.” Extraño pasaje acerca de Jesús. ¿Acaso no anduvo haciendo el bien, sanado, liberando, ayudando? Se dio por amor, pero fue despreciado, rechazado, se burlaron de él, lo escupieron, él llevó nuestras enfermedades, sufrió nuestros dolores. Nuestras rebeliones, fueron el resultado de su sufrimiento, fue por nuestra paz. (Mi paz os dejo, mi paz os doy). Esta es la trampa del diablo, quiere que esta cuenta del dolor y sufrimiento se pague dos veces. Cada vez que te preocupas, te afanas, te afliges y sufres, estas pagando la cuenta por segunda vez. Satanás es muy astuto y nosotros muy tontos! ¿Acaso pagamos la renta, o cualquiera de las deudas, dos veces? No, en eso somos muy cuidadosos e inteligentes! Que el mundo sin Cristo se afane, preocupe o desespere; pero nosotros no!  El se llevó todos nuestros dolores, enfermedades, y miserias humanas. 1 Pedro 5:7 – “Echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros.” Todas, las grandes y las pequeñas. La preocupación es el argumento del diablo contra la fe. Preocuparse, es estar mas ocupados en los problemas que en la solución. Fil. 4:6-7 – “Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.” No afligirse por nada, no preocuparse, el Señor está con nosotros. El nos guarda, nos bendice, nos provee. Si viene el problema, familia, trabajo, etc, se lo dejamos al Señor, y le decimos, muchas gracias, este es mi caso, está en tus manos, y adelante. Preocuparse es falta de fe! Fe es descansar en él. La paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento, no todo está bien, pero tengo paz. No tiene lógica, es sobrenatural porque viene de Dios. Así que, para que preocuparse, ocúpate, y alegra tu corazón! 

POR LA PASTORA GRACIELA LAGO